30/01/2013

Alcachofas con limón de Jamie Oliver. A la criolla.

En la maravillosa biblioteca pública (por ahora) de mi barrio, la biblioteca Luis Rosales, hay una zona de libros de cocina y como es una biblioteca relativamente nueva, tienen libros muy actuales. El otro día encontré un libro de Jamie Oliver, que es un joven chef inglés muy salado (salado en el sentido español de simpático, no en el ecuatoriano de gafado, eh?). Este chef se distingue por el uso de verduras y hortalizas frescas y de temporada, dándole a su cocina un estilo mediterráneo. A mí me gusta, aunque hay quien dice que toca todo mucho con las manos (si entraran en una cocina profesional se iban a asustar, jeje).

Tiene esta fantástica receta de alcachofas al limón que he hecho varias veces hasta que he encontrado el punto justo que nos gusta en casa. En la receta original usa vino, pero lo he sustituido por un vaso de cerveza, que es más criollo, y unas gotitas de vinagre, aunque con vino también lo he hecho y está igual de bueno. También le he añadido un ají para que pique un poco, pero es opcional. También he sustituido el perejil original por cilantro, pero al gusto. Se puede aumentar el número de alcachofas si sois más, yo usé cuatro para compartir en una cena ligera.

Ingredientes (para dos)
4 alcachofas
2 limones (1 para receta y el zumo del otro para que no se oxiden al pelar las alcachofas)
1 diente de ajo entero
100 ml. de cerveza
Unas gotas de vinagre
1 cucharadita de tomillo
1 ají
3 cucharadas de aceite
Sal y pimienta al gusto
Cilantro picado

Lo primero que hacemos es llenar un bol con agua fría y el zumo de uno de los limones y nos ponemos a pelar las alcachofas, partirlas por la mitad y vaciarlas de los pelitos que tienen en el corazón.
 
No hay que ser tímido a la hora de pelar alcachofas, quita todas las hojas duras y deja sólo las tiernas, porque si nos quedamos cortos tendremos unas alcachofas fibrosas y no es eso lo que queremos, queremos unas alcachofas que sean suaves y deliciosas. Según se vayan teniendo las alcachofas peladas, se van metiendo en el agua con limón.

Todas las hojas que quites, no las tires, lávalas y haz un caldo de alcachofas, dejalo hervir media hora con mucha agua, un chorrito de aceite de oliva y sal. Después lo cuelas y tendrás una base fantástica para cualquier otro plato que necesite caldo de verduras, un arroz, una sopa, un estofado, lo que sea!
  
Cuando ya tenemos todas nuestras alcachofas peladas, partimos cada mitad en tres trozos a lo largo, para que sean finitas y se hagan bien. Rallamos la piel de un limón y reservamos la ralladura.
 
Ponemos tres cucharadas de aceite de oliva en una sartén honda a fuego suave y cuando se caliente un poco, le echamos un ajo entero para que aromatice, pero cuidado no se dore. Añadimos las alcachofas escurridas y les damos unas vueltas con una cuchara de madera para que se impregnen del aceite y el sabor a ajo. Exprimimos por encima el limón y echamos la ralladura. Rehogamos 5 minutos para que se evapore un poco el limón.
Salpimentamos. Rehogamos unos minutos a fuego suave.
Le añadimos el tomillo y el ají. Rehogamos para que los sabores se mezclen.
 
Le echamos el vaso de cerveza y las gotitas de vinagre, tapamos y seguimos rehogando hasta que se consuma el líquido.



 
Cuando estén listas se espolvorea cilantro picado por encima y se sirven.
 


 


2 comments:

  1. Tendré que probarlas!!! Me encantan las alcachofas!!!!!

    ReplyDelete

Please share with me your questions, doubts...