31/10/2013

Canelones de puerro y morcilla

Después de haber hecho las sorpresas de calabacín, me quedó la curiosidad de si podría utilizar otras verduras para envolver alimentos, para que quien no coma muchas verduras, las tome casi sin darse cuenta. Estos rollitos los hice con puerros, porque mi frutero tiene la costumbre de doblar los puerros para que entren en la bolsa de plástico y se rompen siempre, y así fue cómo me di cuenta que podría partirlos a lo largo para hacer un "canelón" vegetal.
 
Ingredientes
5 Hojas grandes de puerro
1 Morcilla deshecha
1/2 cebolla picada
30 gr. piñones
1 pimiento rojo asado
1 cucharada de mantequilla en trocitos pequeños
2 o 3 cucharadas de queso parmesano en polvo
 
 
Lo primero que se hace es una incisión longitudinal, se separan las hojas más grandes y se lavan bien bajo el chorro de agua fría. Se desechan las partes más verdes y se escaldan. En un cazo con agua fría y sal, que se lleva a hervor, se meten los puerros durante un par de minutos, hasta que pierdan la rigidez y estén un poco blandos y manejables. Se dejan enfriar y se reservan.
Ahora picamos media cebolla y la pochamos en un hilo de aceite a fuego lento. Cuando se pone transparente añadimos la morcilla y el pimiento rojo y le damos con el canto de una cuchara de madera hasta que la sangre de la morcilla cambie de color, no hay que hacerlo en exceso ya que luego en el horno terminará de cocinarse. Al final añadimos los piñones y le damos una vuelta a todo junto. Esto ya lo conté en la entrada de morcilla con piñones y pimiento rojo con más detalle. Se reserva.
 
Cuando tanto los puerros como la morcilla estén más templados, para no quemarnos, cortamos los puerros a lo ancho, del mismo tamaño y los vamos rellenando de la mezcla de la morcilla uno a uno. Los colocamos en una fuente que aguante horno.
 
Ahora que ya tenemos todos nuestros canelones de puerro montados, le echamos salsa de tomate por encima (lo que se llama napar) y lo llevamos al horno suave, unos 130º durante 20 minutos aproximadamente para que se termine de ablandar el puerro. Una vez que el puerro está listo, lo sacamos del horno, lo cubrimos de queso en polvo y unos trocitos de mantequilla y lo gratinamos.
Ya están listos, quedan bastante ricos, como siempre se puede variar el relleno, pero que sea algo contundente porque el puerro es más bien soso y si no, no va a saber a nada.
 



No comments:

Post a Comment

Please share with me your questions, doubts...