20/06/2013

Pizza casera. Nada que ver

La pizza casera no tiene nada que ver con las industriales. Punto.
Ya normalmente lo industrial me gusta poco, pero en el caso de las pizzas es que además no tiene ni pies ni cabeza porque hacer una pizza en casa es más barato, más sano y más rico que comprar esos cartones congelados.
Nos venden la moto con que la comida preparada "nos ayuda" porque no se invierte tiempo en comprar, cocinar etc., pero nadie nos habla del tiempo que después gastamos en la consulta del médico. A veces se tarda lo mismo o más, como llames a una pizzería de las que te las traen a casa y coincida con un partido de fútbol se pueden eternizar. ¡Y qué decir de las fotos, ya sea de un folleto o de las cajas de las congeladas! No escogen con el mismo cuidado los ingredientes de la pizza como con el que escogen a los fotógrafos que hacen esas fotos preciosas y super apetecibles, que luego vaya chasco cuando se abre el paquete y faltan la mitad de las cosas ¿verdad?

Al principio (de los tiempos) compraba pizzas congeladas, luego me atreví a comprar las bases y llenarlas yo, porque veía que la calidad del queso, jamón etc. era ínfima, después me animé a comprar una harina "especial" para pizzas y ahora las hago desde el principio yo, con harina normal y no tardo más de una hora en todo el proceso.

Ingredientes para la masa
300 gr. de harina
1/2 sobre royal
3 cucharadas de aceite de oliva
1/2 cucharadita de sal
100 ml. de agua caliente (por lo menos tibia)
Papel de horno para cubrir la bandeja

Con esta cantidad de masa cubro la bandeja de mi horno, si tu bandeja es más grande o más pequeña, vete ajustando cantidades con el tiempo, a mí me gusta la masa fina.

Ingredientes para poner encima
1 taza de tomate frito casero
8 lonchas de queso mozzarella
Y encima ya lo que quieras o tengas por casa.

Lo primero es encender el horno a 200º arriba y abajo. Con la bandeja fuera, que sino luego nos quemamos al poner la masa.

Ahora en un bol juntamos la harina, la sal y la levadura royal y lo mezclamos. Añadimos el agua y el aceite y amasamos hasta que se integra toda la harina.
 

Ahora lo dejamos reposar media horita aproximadamente y mientras vamos pensando qué le vamos a poner encima. Cuando ya ha reposado, se extiende en el papel de hornear con un rodillo de amasar, en mi caso. Si sabes palmear la masa tirándola por el aire, adelante maestro, yo es que no sé.
 

Primero se añade el tomate y después el queso mozzarella.

Pero después ya lo que guste en tu casa, no le suelo poner más de tres ingredientes porque si lleva demasiadas cosas se "pierde" el sabor y es un batiburrillo.

Otras ideas pueden ser: jamón york , champiñones, bacon, puerros, cebolla cruda, rajas de tomate crudo, hierbas frescas, pimientos frito en tiritas, lascas de jamón serrano, atún de lata, sardinas, aceitunas negras, piñones, piña...

Aquí os traigo dos ejemplos, esta es de cebolla morada pochada, queso azul, nueces y jalapeños (solo en la mitad, que a mi hija no le gustan).

 
Esta otra es vegetariana, la mitad es de espárragos, pimientos rojos asados en casa y aceitunas rellenas de rocoto y la otra mitad es de espárragos con alcachofas y aceitunas sin el rocoto (que ya sabéis a quién no le gustan).


Como ya el horno está caliente, se mete unos 25 minutos, vas mirando no vaya a ser que otros hornos sean más rápidos/calientes que el mío.

Se saca y se puede poner un hilo de aceite de oliva virgen extra por encima, un poco de rúcula, orégano, tomillo fresco (ahora que tenemos en el huerto)... ¡qué sé yo! ¡todo es rico!


No comments:

Post a Comment

Please share with me your questions, doubts...