31/03/2013

Setas al ajillo

Otra entrada vegetariana, para los lunes sin carne. Seguro que habrá gente a la que una comida sin carne no les parecerá una comida, pero esas son personas sin imaginación ni acceso a Gastrolamas, que aquí hay bastantes recetas de verduras!
No está de más recordar que evitando el consumo un sólo día a la semana, se disminuye un 15% la ingesta de carne y que ésta está relacionada directamente con algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II y obesidad. Si vuestra propia salud no os importa tanto, hacedlo por la salud de la tierra, ya que la producción de carne de forma industrial genera ingentes cantidades de carbono, tanto como una quinta parte de los gases de efecto invernadero, y utiliza miles de litros de agua por cada kilo de carne lista para el consumo.
Si se os pasa el lunes, lo podéis hacer cualquier otro día de la semana, pero los lunes al ser cuando empieza la semana estamos más preparados para hacer cambios sanos en nuestra alimentación.
 
Cualquier tipo de setas puede servir, de cardo, portobelo, champiñones...lo que esté de temporada en la frutería. Podéis completar estas setas con una pasta o un arroz.
 
Ingredientes
1/2 kg de setas
2 dientes de ajo
perejil
aceite para freir
sal al gusto
1 guindilla si gusta el picante
 
Lo primero que se hace es limpiar las setas. En todos los libros de cocina dicen que no se lavan, que se limpian un poquito con un trapo húmedo o con un cepillito especial para ese uso y ya está. Bueno, no sé como vendrán sus setas, las mías llegan del mercado todas terrosas y yo sí que las lavo, no las dejo en remojo, pero sí las paso por un hilillo de agua una a una porque la verdad lo otro no me convence. Me parece que van a quedar llenas de tierra.
Una vez que las setas están limpias se pasa a quitarles el pie, sobre todo de las setas más grandes, que está más duro.
 
Las setas se parten al tamaño que nos guste.
Después en una sartén ponemos tres o cuatro cucharadas de aceite y cuando se caliente, las echamos. Removemos con una cuchara de madera y añadimos una pizca de sal.
 
Cuando empiezan a calentarse sueltan mucha agua, ese es el momento de añadir el ajo que tendremos picado muy pequeño o si no os gusta mucho el ajo, lo podéis picar más grande para poder retirarlo una vez que haya dado sabor.
Mientras tanto, picamos el perejil. Yo unas veces uso perejil fresco y otras cilantro fresco, dependiendo de lo que haya por casa.
Se echa por encima y se remueve. Si nos gusta el picante, ahora es el momento de machacar una pimienta de cayena o una guindilla y echársela.
Lo servimos tal cual, para picar. O si hacemos unos tallarines o un arroz lo podemos mezclar y está genial.
 
 

No comments:

Post a Comment

Please share with me your questions, doubts...