06/11/2012

Lasaña de carne

La entrada de ayer (bechamel), era para hacer esta lasaña, así tenemos la bechamel para cuando nos haga falta en otra receta.
La lasaña se puede hacer de cualquier relleno, a veces la hago de carne con champiñones, de bacon, de espinacas y queso, de lo que le pegue...pero la que triunfa es la de carne. Esta receta se puede hacer el día de antes y dejarla en la nevera (hasta dos días aguanta bien) y meterla en el horno para terminar de hacerla cuando se vaya a consumir.
Esta es una lasaña pequeña, para dos personas como plato único o para tres o cuatro si acompaña algo más.

Ingredientes

1/2 kg. de carne picada
1/2 l. de bechamel
1/4 l. de tomate frito casero
1 cebolla grande cortada en mirepoix
6 placas de lasaña deshidratadas (yo uso cualquier marca que no haya que hervir)
Tres lonchas de queso mozzarella u otro que funda bien
Dos cucharadas de queso rallado especial para gratinar (por ejemplo El Caserio)
Sal al gusto
Especias al gusto (admite orégano, pimienta, perejíl... lo que veas que le pega o nada)

Lo primero que hacemos es poner a hidratar las placas de lasaña en una fuente con agua tibia, para que se vayan hidratando durante 15 minutos, separando unas de otras de vez en cuando, para que no se peguen.

Hacemos una bechamel ligera y reservamos.

Hacemos un tomate frito y reservamos también.

Sofreímos la cebolla con un poco de sal y cuando está transparente le añadimos la carne picada. Si queremos añadirle especias, este es el momento.

Cuando la carne haya perdido el tono rosa y empiece a freirse, ya está, porque se terminará de hacer en el horno, no hace falta que esté frita del todo.

Las placas de pasta ya deben estar hidratadas, así que las sacamos del agua y las colocamos en un paño de cocina limpio para que absorba el exceso de agua, dándoles la vuelta para que pierdan agua por las dos caras.

En una fuente procedemos a montar la lasaña, primero cubrimos el fondo de la fuente con bechamel, después con un poco de salsa de tomate frito y colocamos la primera capa de placas hidratadas.
 
Entonces ponemos la primera capa de carne.


Ponemos de nuevo una capa de placas y volvemos a cubrir con bechamel y tomate (o solo con una de las dos salsas, como nos guste más) y ponemos otra capa de carne.

Terminamos con otra capa de placas, napamos todo con el resto de bechamel y el queso mozarella en lonchas cubriendo las placas.

Añadimos queso rallado especial para gratinar y unas puntas de cuchillo de mantequilla. En este punto es cuando podemos guardar la fuente en la nevera hasta el día siguiente.

Precalentamos el horno a 180º y metemos la fuente hasta que el queso se gratine.


No comments:

Post a Comment

Please share with me your questions, doubts...