03/09/2012

Salmorejo cordobés

Primero un apunte rápido, mirad como quedaron los frascos de la lombarda lactofermentada una vez trasvasados a tarros más pequeños. ¿No son geniales? Con sus etiquetas y todo ¡qúé profesional!

Ahora al tajo, resulta que desde Guayaquil me reclaman más recetas españolas y ¿qué puede haber más fresco en verano que un buen salmorejo cordobés? Aprovechamos recursos, porque se hace con el pan duro y con tomate de la huerta, que está bien tener muchas recetas distintas para variar.

5 tomates maduros
1 barra de pan Candeal que sobró de una cena, puesto a remojo en agua que lo cubra
1 diente de ajo (si no gusta no lo pongas)
1 vaso de aceite de oliva
sal al gusto

 
Primero se pone el pan a remojo para que se vaya suavizando, para que el pan no flote yo le pongo un plato pesado encima y así el pan está siempre cubierto de agua. Si vas a acompañarlo con huevos duros, es el momento de ponerlos a cocer.
 
Mientras el pan se remoja, se cortan los tomates desechando los tallos etc. se colocan en un vaso de batidora con un diente de ajo picado. Si el pan ya está suave, se escurre (apretándolo fuerte para que suelte el agua) y se añade al tomate, se pone un poco de sal, la mitad del aceite y a batir. Cuando ya está batido, se prueba, se rectifica de sal y se añade un hilo de aceite hasta terminar el vaso.
 
 

Se toma frío, así que a la nevera una media hora por lo menos. Si molestan los pellejos del tomate se puede pasar por el pasapurés y queda más fino, pero si no tienes ganas o no te importa se puede tomar tal cual.


Se sirve con huevo duro picado y jamón serrano picado muy pequeño, puede ser sólo uno de estos dos acompañamientos o puedes poner ambos, o puedes no poner nada porque justo no tengas (como yo).

No comments:

Post a Comment

Please share with me your questions, doubts...